Qué ver en Estella en un día

Qué ver en Estella en un día

A medio camino entre Pamplona y Logroño, en un área entre las montañas y las llanuras, se encuentra Estella. Una ciudad histórica que surgió cuando los peregrinos viajaban en gran número a lo largo del Camino de Santiago. También conocida por sus antiguas calles de francos y judíos. Hoy te cuento qué ver en Estella en un día, para que puedas disfrutar de esta ciudad sin perderte nada de su encanto.

«Estella es una ciudad de buen pan, excelente vino, mucha carne y pescado y todo tipo de placeres «.

Así la acuñó Aymeric Picaud, un monje benedictino del Siglo XII. Más adelante, en el Siglo XV, recibió el nombre de «Estella la Elegante». No le sobran motes a esta ciudad de Navarra, también conocida como la «Toledo del Norte». Es una ciudad romántica que otorga gran valor a sus palacios, casas señoriales, iglesias, conventos, puentes y hermosos edificios.

Qué ver en Estella

Esta ciudad de menos de 15.000 habitantes te sorprenderá con su floreciente vida comercial y su bullicioso mercado de los jueves. Así como su pasión por la música y el teatro, o su impecable cocina. Vibrante y hospitalaria, Estella se encuentra en el centro de la Merindad (una división administrativa similar a un condado) de Estella-Lizarra, rodeada por un círculo de colinas bajas que la protegen del viento. Ofrece a los visitantes historia y arte, buenas compras, excelente gastronomía, un programa diverso de eventos culturales y coloridas tradiciones.

Palacio de los Reyes de Navarra en Estella

La influencia del Camino de los Peregrinos (si lo estás haciendo y vas a acabar en Santiago, esto es lo que debes visitar allí) y el Barrio Judío, el tercero más importante en Navarra después de los de Tudela y Pamplona, ​​impregna toda la ciudad. Fue establecido en 1090 por el rey Sancho Ramírez y disfrutó de su edad de oro en los siglos XII y XIII.

Palacio de los Reyes de Navarra en Estella

De ese momento, data el Palacio de los Reyes de Navarra en Estella. Una de las pocas reliquias arquitectónicas no religiosas de su época que sobrevive en España, y que alberga el Museo Gustavo de Maeztu. El Palacio se encuentra en la Plaza San Martín, donde se puede beber de la fuente de agua del siglo XVI antes de continuar la visita.

Plaza de los Fueros en Estella

El puente de San Martín, también conocido como ‘Azucarera’ y el puente ‘prisión’, el actual palacio de justicia y la puerta medieval de Castilla son otros ejemplos de la arquitectura civil de la ciudad. El punto de encuentro principal y corazón de la ciudad para los locales es la Plaza de los Fueros. Está rodeada de hermosos edificios, dos de los cuales son palacios del siglo XVIII. La otra plaza importante es la Plaza de Santiago, donde hay un mercado ocupado todos los jueves por la mañana.

Iglesia de San Pedro de la Rúa de Estella

Entre los edificios religiosos, una visita a las ruinas de la iglesia medieval de San Pedro de Lizarra es una visita obligada. Especialmente para deleitarse con el pilar de piedra romana que descansa contra la pared sur. La iglesia de San Pedro de la Rúa, de estilo románico tardío, tiene una fachada del siglo XIII y un claustro del siglo XII.

Si te gustan los edificios religiosos, también puedes detenerte delante de la maravillosa entrada de la Iglesia de Santo Sepulcro. Otras iglesias que puedes ver en Estella son la de San Juan Bautista, la antigua sinagoga y actual Iglesia de Santa María Jus del Castillo, la de Nuestra Señora de Rocamador y la Basílica de Nuestra Señora del Puy. Igualmente interesantes son los conventos de Recoletas, Santo Domingo, Santa Clara y San Benito. Estos últimos ahora se han convertido en un complejo de cine multipantalla.

Iglesia de San Pedro de la Rúa de Estella

Cosas típicas de Estella

Pasear tranquilamente por Estella-Lizarra es un ejercicio que recomiendo. Ya que esto te llevará a descubrir pequeños palacios y grandes casas maravillosas. Como el Palacio de Eguía (siglo XVI), la mansión señorial de la familia Ruiz de Alda (XVII), la casa de Fray Diego (una casa noble del siglo XVI muy decorada), el Palacio del Gobernador (que hoy alberga el Museo del Carlismo) y los antiguos arcos góticos que albergan tiendas y posadas para los peregrinos.

No te pierdas tampoco la Calle Mayor, que es la principal de la ciudad de Estella. Característica por sus edificios decorados y un palacio barroco del siglo XVIII en el número 41. En ella también están el edificio de la antigua estación de ferrocarril y el palacio de Luquin.

Manantial de Agua Salada en Estella

También puedes realizar largas caminatas en el parque de Los Llanos a lo largo de las orillas del río Ega. Y luego refrescarte en Agua Salada, una piscina natural con propiedades medicinales.

Luego, si quieres volver al hostel sintiéndote bien (te recomiendo este situado en la Plaza de Santiago en el puedes aprovecharte de un fantástico descuento del 10% con el código ALDAVIAJERO), puedes comprar regalos y comida característica. No puedes irte de Estella sin las conchas del Camino del Peregrino. Tampoco sin probar dulces como las alpargatas, rocas del Puy o pastel de Santiago. Y mucho menos sin beber un poco de vino de los alrededores combinado con queso Idiazábal.

2 comentarios
  1. Tania
    Tania Dice:

    Muy buena recomendación para ver de todo en este maravilloso lugar en poco tiempo, a destacar su historia y gastronomía..
    Personalmente me encantó!!

    Responder
    • El Viajero
      El Viajero Dice:

      Pequeña, pero con encanto. E ideal para visitar en un día o dos como parada entre otras rutas. ¡Gracias por comentar, Tania! 🙂

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *