Qué ver en Mérida, sitios que merecen la pena y días necesarios

Mérida es un auténtico paraíso histórico. Conocida antiguamente como Augusta Emérita, fue fundada en el año 25 a.C. como una ciudad romana. De hecho, fue el primer emperador romano, Augusto, quien ordenó el asentamiento y el desarrollo de la ciudad. Actualmente, lo mejor que ver en Mérida tiene que ver con aquellos monumentos que realizaron los romanos.

Cabe destacar que a la capital de Extremadura también la llaman “la Pequeña Roma”, ya que las construcciones aún se conservan en muy buen estado. Recorrerla te hará sentir como si estuvieras, aunque sea por un momento, en aquella época. Seguramente te encantará.

¿Merece la pena visitar Mérida?

Tanto para los amantes de la historia, como para los apasionados de la cultura y de los viajes, realmente vale la pena visitar Mérida. La ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, debido a la cantidad de sitios históricos y de interés de los que podrás disfrutar. Templos, museos, puentes, acueductos y una alcazaba forman parte de lo más destacado que ver en Mérida.

¿Cuántos días para ver Mérida?

Dos días en Mérida te permitirán recorrer la mayoría de los puntos importantes de la ciudad sin prisas. Además, tendrás la posibilidad de disfrutar de los lugares imprescindibles y de otros sitios de gran importancia para la historia.

Sin embargo, si solamente cuentas con un día para explorar la capital extremeña, igualmente recomendamos visitarla. De hecho, podrás seguir el día 1 del itinerario que proponemos a continuación para visitar las atracciones más destacadas.

¿Qué ver en Mérida en dos días?

Con el siguiente itinerario podrás conocer en profundidad la ciudad más famosa de la comunidad autónoma extremeña. Si vas a alargar tu viaje por la misma, aquí también puedes ver nuestras recomendaciones para Cáceres y Badajoz. Hemos distribuido en dos días los sitios más interesantes para ver en Mérida, de acuerdo a su ubicación y al mejor momento del día para visitarlos.

Un detalle a tener en cuenta es que en verano hace mucho calor durante el día (la temperatura suele superar los 38º) y en invierno las temperaturas descienden a niveles bajos.

Ruta para el día 1 en Mérida

Comenzamos con la joya de la corona: el teatro y Anfiteatro romano. Dicen que hay que dejar lo mejor para el final, pero recomendamos visitar este conjunto monumental por la mañana, ya que es la atracción más visitada de Mérida y, probablemente, de Extremadura.

El Teatro Romano es una de las mejores cosas que ver en Mérida

El teatro y Anfiteatro romano, los imperdibles de Mérida

El Anfiteatro data del siglo 8 a.C. Al igual que el de Roma, era utilizado para juegos y luchas entre gladiadores y animales, así como entre hombres y animales. Cuenta con forma elíptica y aún se conservan partes del graderío, de dos tribunas y de una fosa. Podrás visitar las puertas por las que los gladiadores ingresaban a la arena y habitaciones donde se cree que adoraban a Némesis, la diosa protectora de estos luchadores.

El recorrido señalizado para ver el Anfiteatro permite verlo desde distintas perspectivas. Caminarás por su graderío, sus galerías y sus tribunas, hasta acceder a la arena donde se solían realizar los espectáculos. Se dice que la fosa que se encuentra en el centro de la arena estaba cubierta con una tarima y que era el sitio donde encerraban a los animales en jaulas. En la actualidad, parte de esa fosa puede ser vista, ya que se encuentra descubierta.

Una vez finalizada la visita al anfiteatro, en el recorrido sigue el famoso teatro romano de Mérida. Fue construido alrededor del año 16 a.C. y es uno de los edificios que mejor conservados se encuentran. De hecho, aún se siguen realizando espectáculos en este teatro, como el famoso Festival internacional de teatro clásico de Mérida.

El graderío tiene tres alturas distintas y en ellas se distribuían los espectadores según su clase social. Tenía una capacidad para un poco menos de 6.000 personas, lo que se consideraba de gran tamaño para ese entonces. En el teatro verás algunas esculturas de personajes mitológicos y dioses muy importantes para los romanos en la antigüedad. Por ejemplo, la de la diosa Ceres (diosa de las cosechas, agricultura y fecundidad) se encuentra en el centro al ser una de las más importantes.

Museo Nacional de Arte Romano

La visita por la histórica ciudad de Mérida continúa por el Museo Nacional de Arte Romano. En él podrás ver exhibiciones de objetos arqueológicos encontrados en la antigua Augusta Emérita. Algunos de estos objetos son estatuas, ánforas, bustos, mosaicos y estelas funerarias. Además, la arquitectura del museo en sí es una maravilla.

El Museo Nacional de Arte Romano es uno de los sitios imprescindibles de Mérida

Explorando el resto de la ciudad

El Pórtico del Foro fue construido en el año I d.C. Actualmente, podrás ver una esquina de lo que fue el pórtico monumental, diseñado en semejanza al Foro de Augusto en Roma.

Cercano a aquel, podrás visitar el Templo de Diana. Es otro de los sitios que ver en Mérida que se conservan en muy buen estado. De hecho, sus columnas se mantienen casi en perfectas condiciones. Cabe destacar que es la única edificación religiosa que aún se conserva en la ciudad. En la parte de atrás del templo verás que ha sido anexado al Palacio del Conde de los Corbos.

A continuación, podrás tomarte un descanso en la céntrica Plaza de España. Disfrutando de una bebida en alguna de sus terracitas, podrás ver el Ayuntamiento y la Concatedral de Mérida.

Para finalizar el día vale la pena visitar la alcazaba árabe de la ciudad, que fue construida en el año 835 cuando los musulmanes se adentraron en la península. En ella verás su aljibe, al que podrás acceder por escaleras empinadas.

Por último, cerca de la alcazaba se encuentra el Puente Romano. Este icono de Mérida tiene 755 metros de largo y es considerado uno de los puentes con más longitud de la antigüedad. Cuenta con unas vistas espectaculares de los alrededores.

El Puente Romano es una de las cosas que tienes que visitar en Mérida

Qué ver en Mérida el 2º día

Hora de elegir: para comenzar el segundo día hay dos opciones. Si te interesa visitar una Basílica con sus catacumbas, visita la conocida Basílica de Santa Eulalia. Fue uno de los primeros templos cristianos de Hispania, ya que data del siglo IV. Además de la nave principal, podrás visitar las catacumbas con vestigios visigodos y romanos.

Si visitar la Basílica no es de tu interés, puedes comenzar el día en el Área Arqueológica de Morería. Se encuentra junto al río Guadiana y destaca porque allí podrás ver restos de las distintas civilizaciones que ocuparon Mérida en algún momento de la historia. Es decir, encontrarás vestigios de los romanos, musulmanes, visigodos y cristianos.

Otras cosas que ver el segundo día en Mérida

El Circo Romano de Mérida fue uno de los edificios más importantes de la época romana. Fue construido en el siglo I D.C. y contaba con una capacidad de hasta 30.000 espectadores. En la actualidad, además de recorrer la zona donde se encontraba emplazado el Circo, podrás ver recreada la estructura original del mismo a través de un vídeo que cuenta la historia del monumento.

Contiguo al circo se encuentra el Acueducto y las termas de San Lázaro. Conservado casi en perfectas condiciones, el acueducto destaca porque fue el más largo de la ciudad de Mérida y porque puede ser visto desde diferentes puntos de la ciudad.

El Acueducto de San Lázaro es uno de los lugares de interés de Mérida

Otro punto de interés de la ciudad es el Arco de Trajano. Con 15 metros de altura, era la puerta de acceso a un conjunto sagrado. Se encontraba en el Kardo Maximus, es decir, la calle principal que atravesaba la ciudad de norte a sur.

En la Casa de Mitreo podrás admirar las ruinas de una mansión romana que se cree que era un templo dedicado a Mitra. Data del siglo I D.C. y se construyó fuera de la ciudad amurallada. En ella podrás visitar baños, salas y otras habitaciones con pinturas, murales y otros objetos de aquella época. En el mismo recinto encontrarás los Columbarios Romanos. Estos conformaban la zona funeraria de algunas familias romanas.

Deja un comentario