Ruta organizada para ver Cuenca y alrededores en uno o dos días

Cuenca es una provincia que enamora a todos aquellos viajeros y viajeras que recorren sus calles y sus entornos naturales. Sin duda, es un lugar con alma propia y optar por ella como destino dará lugar a una experiencia única e irrepetible.

Además de su amplio conjunto patrimonial, Cuenca tiene una naturaleza increíble y ofrece rincones que son de visita obligada durante tu viaje. Si estás pensando en visitarla, ¡no te puedes perder este post!

Qué ver en Cuenca en un día

Una de las ventajas de Cuenca es la posibilidad de ver la capital en un día. En ella, se encuentran muchos de los puntos de interés. ¡Y son imprescindibles durante tu visita! Desde La Guía del Viajero, hemos recopilado para ti los lugares más destacados en dos rutas, una por la mañana y otra por la tarde. Cada una de ellas está pensada para hacerla andando de manera tranquila por la ciudad. ¡Sigue leyendo!

Ruta por la mañana del primer día

Durante tu primera mañana en Cuenca, te recomendamos optar por la ruta más común de la ciudad. En ella, no pueden faltar los siguientes lugares:

  • Ruinas del Castillo de Cuenca. No hay mejor manera de empezar la ruta que en las Ruinas del Castillo. Está en la parte más alta de la ciudad y fue una antigua fortaleza de origen árabe. Y sí, ¡es la estructura más antigua de toda la ciudad! Por eso, solo queda en pie una torre, un trozo de la muralla, un arco te permite llegar al casco antiguo de la ciudad y dos sillares de piedra.
Ruinas del Castillo de Cuenca
  • Mirador de Florencio Cañas. Este mirador de camino a la Catedral ofrece una de las mejores vistas de Cuenca. Además, puedes llegar a él a través de un curioso pasadizo desde el Castillo. ¡Toda una experiencia!
  • Catedral de Santa María y San Julián. Considerada el primer gran monumento gótico de España, su origen data del año 1196 y se completó hacia el año 1257, aunque ha estado sometida a constantes renovaciones hasta llegar a ser la que vemos hoy en día. Aunque lo más bonito está en su interior, ¡te dejo descubrirlo por ti mismo!
  • Plaza Mayor. Albergando la Catedral y el Ayuntamiento, se encuentra la Plaza Mayor y es el punto de encuentro de muchos locales. En ella, se respira la auténtica historia de la ciudad. ¡Te enamorarás de sus colores!
  • Casas Colgadas. Es, sin lugar a dudas, el mayor reclamo turístico de la ciudad y no es para menos. El lugar encandila a todos aquellos que la ven por primera vez. ¡Son impresionantes! A día de hoy, solo quedan tres Casas Colgadas al borde de las Hoces del Río Huécar y dos de ellas se pueden ver por dentro.

Ruta por la tarde del primer día

Tras reponer fuerza con una buena comida en el casco histórico de Cuenca, ¡toca volver con la ruta! Por la tarde, tenemos preparados un conjunto de lugares únicos. Descúbrelos en la siguiente lista:

  • Antiguo Convento de San Pablo. Ubicado fuera del casco histórico de Cuenca, se encuentra este antiguo convento en un precioso paraje natural. En concreto, se encuentra a una altura considerable del cauce del río Huécar, ¡justo enfrente de las Casas Colgadas! Fue obra de los hermanos Juan y Pedro de Alviz en el siglo XVI y es de estilo gótico, aunque su decoración es completamente renacentista.
Antiguo Convento de San Pablo en Cuenca
  • Puente San Pablo. Aunque en sus orígenes, en el siglo XVI, era un puente de piedra, este fue demolido por su mal estado en 1895 y es ahora de hierro y madera. Eso sí, no impide que ofrezca las mejores vistas a Cuenca y sus Casas Colgadas. ¡Otro imprescindible!
  • Rascacielos del Barrio de San Martín. Se trata de un conjunto de edificios muy famoso en el Barrio de San Martín que se pueden ver desde la orilla del río Huécar. Da la sensación de que nacen de la propia montaña, pareciendo rascacielos pese a contar con 8 o 9 alturas. ¡Todo un espectáculo para la vista!
  • Túneles de Alfonso VIII. Es un recorrido de 90 metros que pasa por debajo del casco antiguo de Cuenca. La historia cuenta que fueron utilizados como refugio en la Guerra Civil y como almacenes subterráneos. Hoy en día, están abiertos al público y ofrecen una visita guiada donde te explican muchas curiosidades.
  • Torre de Mangana. Con origen en el siglo XVI, tiene un estilo propio de las torres italianas y su función principal era defender y vigilar la ciudad. Con el paso del tiempo, simplemente se ha convertido en el reloj de referencia para los locales. ¡Muy curioso!

Qué ver en Cuenca en dos días

Si tienes la suerte de contar con dos días para descubrir Cuenca, ¡tienes que aprovechar para ver ciertos lugares que se encuentran alrededor de la ciudad! Te cuento la mejor ruta, una por la mañana y otra por la tarde.

Ruta por la mañana del segundo día

Una buena ruta mañanera para descubrir los alrededores de la capital se centra en recorrer el norte de la ciudad, donde se encuentran tres lugares imprescindibles. ¡Descúbrelos!

  • Ciudad Encantada. A tan solo media hora de Cuenca, está la Ciudad Encantada y es uno de los mayores reclamos naturales. Se trata de formaciones muy curiosas provocadas por la erosión kárstica en la piedra caliza. ¡Un imprescindible!
Ciudad Encantada de Cuenca
  • Ventano del Diablo. Se trata de un mirador muy conocido en Cuenca y su nombre nace de la forma tan característica de este mirador en la roca, ¡aunque preferimos que los descubras en persona!
  • Callejones de las Majadas. Son un conjunto de callejones estrechos algo laberínticos que tiene un aire especial. Sin duda, se trata de un lugar de película, ¡pero literalmente! Allí se rodó la película de “El mundo nunca es suficiente” protagonizada por Pierce Brosnan.

Ruta por la tarde del segundo día

Durante la tarde, la mejor ruta es dirigirte al oeste de Cuenca para descubrir dos lugares únicos en la provincia. Después, tendrás que moverte hacia el este para terminar en las increíbles lagunas. ¡Te contamos un poco más sobre estos sitios!

  • Ruta de las Caras de Buendía. Se trata de una ruta muy curiosa entre pinares donde te encontrarás caras grabadas en piedra. Una experiencia que cautiva a todo aquel que la vive por primera vez.
  • Monumento Natural de las Lagunas de Cañada de Hoyos. Este entorno único de Cuenca está compuesto por un conjunto de lagunas de origen kárstico. En total, son 7 lagunas permanentes y 4 torcas, ¡y todas tienen un nombre diferente y un color! Esto se debe a la salinidad de cada una de ellas, que hacen que en ciertos momentos del año algunos adquieran un tono rosa.
  • Segóbriga. Es un yacimiento arqueológico que destaca por el buen estado de su teatro, así como sus termas y su basílica. Un lugar perfecto para los amantes de la historia ya que es uno de los mejores conservados de Cuenca.

¿Qué más visitar en Castilla-La Mancha? Prueba con:

Deja un comentario