Qué ver en Avilés en un día o en dos días (y cerca)

Qué ver en Avilés en un día: el Parque Ferrera.

Avilés es una pequeña ciudad asturiana que, en términos de turismo, siempre va a vivir a la sombra de Gijón y Oviedo. Pero esto no quiere decir que no tenga los ingredientes necesarios para un viaje interesante. Personalmente, tras haberlo hecho, la recomiendo para un fin de semana de relax o para hacer una parada dentro de una ruta mayor. Hoy os cuento qué ver en Avilés en un día paseando de forma relajada sin ningún estrés por la ciudad y también qué cosas interesantes hay en los alrededores de Avilés.

La verdad es que si piensas en Avilés, seguramente lo primero que te venga a la cabeza sea su masiva industrialización. Por supuesto, esta existe y su presente y pasado se puede notar, especialmente bordeando su ría. No es la ciudad más tecnológica del mundo, pero lo cierto es que su centro histórico está muy bien conservado y vale la pena visitarlo. De hecho, el centro de Avilés poco tiene que envidiar al de otras ciudades más conocidas.

Qué ver en Avilés en un día

Es precisamente el centro histórico medieval lo que tienes que ver en Avilés, porque no te decepcionará. Su casco antiguo es muy colorido y en él encontrarás edificios de piedra arenisca pálida combinados con colores tan sorprendentes como el verde, el azul o incluso el rosa. Sus calles son estrechas y siempre desembocan en grandes plazas.

Qué ver en Avilés en un día: su Casco Antiguo.

Imagen de José Antonio Carretero, alojada en Flicker.

Es una de las cosas que más me gustó, ya que al ser mi plan de relax, encontrarse cada poco tiempo una plaza abierta en la que sentarse un rato siempre se agradece. Dos calles que debes recorrer son la Galiano y la Rivero.

El corazón medieval de Avilés está situado alrededor de la Plaza de España y la Plaza de Mercado. La Plaza de España es la plaza principal. En ella se encuentra el espléndido Ayuntamiento de Avilés y el Palacio de Ferrara del siglo XVIII, que una vez fue una excelente mansión.

Los edificios religiosos clave son la Iglesia de San Francisco, con su claustro renacentista y sus frescos, y la Iglesia románica de San Nicolás de Bari, que tiene una hermosa capilla del siglo XIV. La antigua iglesia de Sabugo del siglo XIII también es encantadora. Todo esto combinado es lo que hay que ver en Avilés en un día. Si lo disfrutas con calma, te aseguro que la experiencia será más positiva de lo que esperabas.

Qué ver en Avilés en un día: la Iglesia de Sabugo.

Imagen de Michel Curi, alojada en Flicker.

Otros lugares imprescindibles de Avilés

Avilés tiene algunos palacios hermosos, incluido el Palacio de Camposagrado Barroco del siglo XVII, que fue fortificado contra los piratas ingleses. Incluso tiene un palacio modernista, el Palacio de Balsera.

El parque Ferrera tiene algunos jardines encantadores, incluido un hermoso jardín de estilo francés. Es un lugar encantador para pasear y disfrutar de la tranquilidad. Avilés ha sido declarado Sitio Artístico Histórico por su interesante arquitectura. Algo que se suma a su reputación arquitectónica, cosechada en parte gracias al hermoso y nuevo centro de arte diseñado por el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer.

El Centro Niemeyer se ha construido al otro lado de la ría de Avilés desde el centro medieval y es parte de una transformación en una «ciudad verde» diseñada por Norman Foster. Está a poca distancia a pie del centro medieval y si buscas qué ver en Avilés en un día, es una gran adición que no puede faltar.

Qué ver en Avilés en un día: el Centro Niemeyer.

Imagen propia.

Qué ver en Avilés y alrededores

Varios palacios e iglesias, un centro histórico envidiable y el Centro Niemeyer. Tras visitar esas cositas imprescindibles de Avilés aún te queda un poco de tiempo libre (o si vas a estar dos días), a pocos kilómetros en coche tienes mucho para disfrutar.

Principalmente, yo destacaría dos cosas que ver en los alrededores de Avilés: el Museo de Anclas Philippe Cousteau y la Playa de Salinas. Lo mejor, que están en la misma zona y así tampoco desaprovechas mucho más tiempo conduciendo. Como amante de las playas, no diría que es la más bonita que he visto, pero es realmente grande y si viajas en verano, es una fantástica opción para refrescarse.

En cuanto al Museo de Anclas Philippe Cousteau, se trata de un espacio abierto. Consta de distintos monumentos, un mural cerámico, varias anclas y cubiertas de velas donadas por diferentes barcos y un busto de bronce de Philippe Cousteau. Lo que más me gustó a mí es su increíble puente entre rocas que desemboca en un mirador y… ¡que es una zona fantástica para hacer fotos con las que recordar tu paso por Avilés!

 

Autor: Manuel Fuentes

Puedes conectar conmigo en LinkedIn y seguirme en Twitter.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *