Qué hacer y ver en Salamanca en dos días o 48 horas de ensueño

Qué hacer y ver en Salamanca: Catedral

Asediada por Aníbal y después gobernada por Roma, Salamanca fue definida, a principios del siglo XIII, por la fundación de su gran universidad. Ya os escribí en otro artículo las cosas que tenéis que ver sí o sí si la visitáis con poco tiempo. En este me dirijo a los que tenéis más suerte y podéis ver Salamanca en dos días o en un fin de semana.

Antes de nada, recordarte que hay dos clases de viajeros. Los que prefieren seguir un itinerario con cierta orden y con el que no perderse nada y los que prefieren deambular (en el mejor sentido de la palabra) e ir encontrándose las maravillas a su paso. Este artículo lo he escrito con la intención de satisfacer los gustos de ambos.

Si te gusta la opción itinerario, aquí encontrarás una guía ideal. Si prefieres lanzarte a la aventura, simplemente anota el nombre de las principales atracciones de Salamanca que tienes que ver en dos días y que te cuento aquí. Así podrás revisar la lista en tus últimas horas para asegurarte de que no te dejas nada atrás. 

Qué visitar en Salamanca en dos días: itinerario para el día 1

No hay mejor manera de conocer Salamanca que pasear por su histórico casco antiguo. Ubicado en el corazón de la ciudad, está rodeado de edificios antiguos con arquitectura gótica, románica, barroca y renacentista. También encontrarás casitas pintorescas, restaurantes, cafés y tiendas de recuerdos.

Qué hacer y ver en Salamanca: Playa Mayor (vista de noche)

Plaza Mayor

Tu primera parada debe ser la Plaza Mayor de Salamanca, considerada la plaza central más hermosa de España. Sobre todo si tienes la suerte de alojarte en un hotel a 100 metros de la misma (y la doble suerte de disfrutar de un fantástico descuento del 10% con el código ALDAVIAJERO al hacer tu reserva). Aquí encontrarás el Ayuntamiento (de estilo barroco), que es el gobierno municipal de Salamanca. A pocos pasos del mismo, se encuentra la Iglesia de San Martín, de estilo románico, construida en el siglo XII. Si eres fan de las iglesias, en esta misma área no te puedes perder la de San Julián.

Si te has tomado el trayecto con calma, este es posiblemente un buen momento para parar a comer. Hay una gran variedad de bares y restaurantes para elegir.

Mercado Central

Por la tarde, una vez que hayas terminado con la antigua plaza y las iglesias, te recomiendo dar un paseo por el Mercado Central. Ubicado en un antiguo edificio histórico, cuenta con una gran selección de mariscos, carnes, embutidos y quesos, entre otras delicias. Un lugar ideal para empaparse de la gastronomía típica de la zona. En él también puedes comprar algunos regalos o, si tienes un presupuesto limitado, obtener tu comida para tus dos días en Salamanca.

Qué ver en Salamanca en dos días: itinerario para el día 2

En el día 2 de tu estancia en Salamanca, empieza tu ruta por la Catedral Vieja. De estilo románico gótico, fue construida en el siglo XII para Santa María de la Sede. Tu próximo destino es… ¡otra Catedral! Ahora es turno de la Nueva. De estilo gótico barroco, fue construida en el siglo XVI por el rey Fernando V de España. Su fachada, con tallas contemporáneas que incluyen un astronauta y un fauno comiendo un helado, continúan desconcertando a todos los turistas.

Qué hacer y ver en Salamanca: el astronauta de la Catedral de Salamanca

Convento de San Esteban

A pocos pasos de las catedrales, encontrarás el Convento de San Esteban (un convento dominico construido originalmente en el siglo XIII). Otro convento dominicano en esta área es el Convento de Dueñas, conocido por su hermoso patio y su fachada plateresca.

Universidad de Salamanca

Puedes y debes dedicar el resto de tu viaje de dos días a Salamanca a la parada obligatoria que cualquier persona a la que preguntes qué hacer en Salamanca te responderá (aunque solo tengas un día): la Universidad. Es la más antigua de España y una de las más antiguas del mundo. Andar en bicicleta por sus alrededores es una excelente opción que te permite disfrutar del área a tu propio ritmo. Por supuesto, pasear es otra opción fantástica para los que prefieren tomárselo con más calma. Echa un vistazo a su patio central, aulas y galerías de arte.

Si te vas esa misma noche de Salamanca, aprieta el tiempo para hacer algunas compras de última hora. Pero si vas a salir de vuelta la mañana siguiente, por la noche no dejes de probar los tradicionales bares de tapas. Es imposible no apreciar el típico modesto bar de Salamanca y su vibrante vida nocturna.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *